dimecres, 22 d’abril de 2015

Datos móviles

El pasado domingo, venía un artículo de opinión en "El Periódico" por parte de Josep Maria Ureta acerca de los datos clínicos que se usan para investigación. El tema me parece muy interesante, desde el punto de vista de la salud y el tratamiento de los datos.

Acceder a la información médica, me refiero a estudios clínicos, no es fácil, porque hoy en día se publica mucha información a nivel digital y no toda es fiable, con lo cual, el filtraje de información especializada se hace imprescindible. Por otro lado, para complementar esta información, se necesitan datos, y estos se encuentran en los casos clínicos. Y es aquí donde entra la protección de datos en cuanto a intimidad.

Voy a ir un poco más allá. En un futuro muy cercano, las aplicaciones móviles llamadas e-health, permiten hacer fotografías de cualquier parte del cuerpo y incorporarlas en la galería de imágenes de nuestro teléfono móvil. Cada vez se dará más, la cesión de fotografías o datos provinentes de aplicaciones móviles especializadas o wearables, ya sean pulseras, relojes inteligentes o cualquier objeto que permita extraer datos reales y transferirlos hacia el médico especialista de cara a complementar de forma más detallada el expediente.

El ámbito de cesión de datos sin contextualizar, que no provienen de una monitorización del paciente, si no de aplicaciones móviles, no está regulado todavía pero puede afectar a la protección de la intimidad del usuario. 

Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada