dilluns, 28 d’abril de 2014

Biblioteca de contenido para empresa

El contenido es un concepto muy dinámico, integrado por diversos conceptos muchas veces porque aquello que queremos explicar siempre es una síntesis de muchas cosas, con lo cual el contenido casi siempre es compuesto, es la suma de muchas historias concentradas en un mensaje.

Hemos hablado mucho de contenido y de su difusión a través de redes sociales, de cuáles son las funciones de un curador de contenido y qué le separa de un Community Manager. Hoy me voy a centrar en las bibliotecas de contenido y como el curador de contenido puede ayudar a nivel interno en una empresa, seleccionando el contenido que necesitan para consultar y trabajar.

Como he dicho antes, el contenido es dinámico y variable, cambia, no siempre interesarán los mismos temas, con lo cual, las bibliotecas de contenido deben de recopilar los conceptos y recursos más importantes de la empresa a nivel de conocimiento, catalogarlos para que pueda ser revisado y se pueda trabajar sobre eso. 

El contenido de estas bibliotecas es cerrado? No, es contenido abierto, lo que quiere decir que siempre se podrá adjuntar aquel contenido que se considere relevante. Por otra parte, del mismo modo que pasa con la documentación, no todos los usuarios de la empresa podrían acceder a todo el contenido, únicamente a aquel que necesiten para poder trabajar. Con lo cual estas bibliotecas deberían de ser accesibles a todo el personal que lo necesite pero su acceso podría ser total o parcial dependiendo de para qué se necesite.

Qué aporta una biblioteca de estas características a la empresa? Recopilar su propia información y recursos, conocimiento del sector al que se dedican, instrumento para crear procesos de formación. 


dimarts, 22 d’abril de 2014

Transmedia

Yo no conocía este concepto, hasta ayer, cuando leí un artículo de Raquel Ayestaran en el que habla de este concepto asociado a Branded Content, concepto de marca. Podéis consultar su artículo aquí

Estoy totalmente de acuerdo con lo que expone Raquel porque tiene todo el sentido del mundo y porque para mí es un concepto más que hace que la curación de contenido evolucione, de un paso más. Es decir, hemos pasado de filtrar, seleccionar, catalogar contenido propio o de terceros a poder crear contenido propio, de valor asociado a una identidad propia. 

De esta idea aún pueden salir muchos conceptos más, porque el mensaje que nosotros difundamos en redes sociales, tendrá una respuesta por parte de los usuarios, léase comentarios, likes, información compartida, en definitiva monitorización o seguimiento que nos dará pistas sobre si el mensaje que hemos difundido gusta o no y nos puede ayudar a evolucionar. 

La transmedia se basa en un concepto muy lógico, el mensaje con valor que se difunde a través de las redes sociales no tiene por qué ser siempre el mismo. Es decir, el mensaje tiene una identidad o finalidad concreta, no va a cambiar. Lo que sí cambiará es la forma en la que lo difundamos, el lenguaje que utilicemos, y eso irá en función del público objetivo al que queremos llegar. Se trata de utilizar el mismo lenguaje que el usuario, un lenguaje simple pero con un mensaje muy claro, muy identitario partiendo de la base de que la empresa se conoce, tiene una identidad propia y sabe qué recursos utilizar y cómo hacerlo. 

A partir de aquí se abre un universo de creación de contenido muy interesante en el que no sólo es la difusión si no que se enmarca la identidad, el mensaje, el contenido y su creación en cualquier forma posible y lo más importante y al que no damos tanto valor, el almacenamiento del contenido para su posterior trabajo o análisis. 

dimarts, 8 d’abril de 2014

Community Manager y Content Curator (II)

Hoy por hoy, por lo menos a nivel nacional, CM y CC van de la mano, son dos figuras que se integran en una pero que no son lo mismo aunque se pueden complementar perfectamente porque uno necesita del otro. 

Ya expuse en un artículo anterior que para mí, el CC está en un punto medio entre lo que quiere difundir la empresa y el CM, el que se encarga de difundir. El profesional dedicado a contenidos, se encarga de elaborar, catalogar, incluso reforzar los contenidos que ya existen en la empresa, porque para mí no sólo es importante que los demás conozcan lo que la empresa hace o a qué se dedica, si no que, de forma interna el contenido también esté ordenado, catalogado y se pueda trabajar con él ya sea a nivel de formación, mensajes automatizados o cualquier otra función.

Un CM es la cara visible de todo el proceso, el que se encarga de difundir la información que se ha preparado previamente. Tienen mucho mérito y mucho trabajo que realizar porque son los encargados de difundir y monitorizar el tráfico de visitas, comentarios en las diversas redes sociales que tengan. 

En la práctica se piden CM que hagan funciones de CC pero la teoría dice que son dos perfiles separados que se pueden complementar. 

dimecres, 2 d’abril de 2014

Pesadilla en los contenidos

Soy seguidor del programa "Pesadilla en la cocina", es un show que me divierte bastante. De todas formas, a parte del programa, lo que más me gusta, una vez ha finalizado el capítulo es buscar en Google que ha sido de los restaurantes reformados.

Busco si tienen página web o si tienen Facebook y qué publican, de ahí que el título del post, sea el de pesadilla en los contenidos, porque creo que una parte de los profesionales desconoce o no se plantea que una buena parte de su estrategia y de su éxito está en saber comunicar bien, de forma efectiva qué hace, a qué se dedica y quién es.

Una de las cosas que me gustan del programa es que el chef trata de dar o buscar una síntesis, una identidad de lo que realmente el dueño quiere, hace, o sabe hacer y eso es lo que se debería trasladar a nivel de contenidos. Se trata de establecer un lenguaje simple que transmita aquello que queremos que llegue sobre el negocio y a partir de ahí, hacer seguimiento de lo que dicen los usuarios, sea porque han visitado el negocio o porque les gusta lo que ofrecemos. A partir de lo que dicen los demás, ya sea bueno o malo, se puede construir, generar nuevas ideas. En definitiva, adaptarse pero sin perder la esencia que les llevó a fundar el negocio.