dimecres, 3 de juliol de 2013

Hacia dónde?

Vivimos en un mundo globalizado, en el que todo se parece aunque cambie la ciudad, el paisaje, o un nombre. Yo creo que este modelo en el que todo es parecido, está empezando a cambiar y tendemos a ir hacia un mundo mucho más simple y personalizado aunque ahora no nos lo parezca.

Las nuevas tecnologías, las redes sociales empujan hacia esa personalización del individuo, de las empresas. Se pide una simplificación, una diferenciación de los demás para poder saber en qué te diferencias y por qué eres distinto a los demás.

En los procesos de selección, se pide esta diferenciación. Ya no cuenta tanto, los estudios que tienes, que sí, si no que también, cómo eres y en qué te diferencias, qué sabes hacer, en qué sobresales y eres bueno. Yo no sé, hasta que punto, en un futuro, los procesos de selección de personal, priorizarán lo que eres y sabes hacer, en qué eres bueno, antes que la formación académica, que es importante.

Por tanto, creo que vamos hacia un mundo más personal, más humano, más compartido y identitario. Me voy a explicar...

Humano: Tal y como yo veo el mundo, las aplicaciones tecnológicas que vienen van a ser más personales, dirigidas a la persona en concreto, así como la forma de relacionarse. muchísimo más simple gracias a las redes sociales. La forma de contactar y de construir deberá ser más humana, fijada en un objetivo más personal y concreto.

Compartido: El futuro es personal, pero también es compartido. Las empresas deberán adaptarse a un diálogo mucho más simple con el usuario y aceptar que éstos son piezas clave para el desarrollo de una empresa, marcar nuevas tendencias. El futuro pasa más por la compartición que por la competitividad, que también.

Identitario: En este mundo más tecnológico, simple y personal que yo he pintado, también tiene cabida la identidad. Una persona sin identidad no es nada, y una empresa sin identidad, tampoco. En un futuro, la imagen que proyectan los demás será clave para que nos decantemos por ella, en un momento en que hay muchísima información en la red y no es fácil engañar o dar una imagen distorsionada de la empresa. 

Esa identidad se consigue entendiendo quiénes somos, nuestra propia identidad, sea persona o empresa. A través de nuestra documentación extraemos los valores que podemos transportar y difundir en la red. 

Veremos si mi mundo imaginario se cumple algún día.

Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada